Seleccionar página

Dormirse en muchas ocasiones es un verdadero problema. Dormir rápido con preocupaciones, el estrés,  dolores,… es  complicado y dificulta caer en los brazos de Morfeo. Vamos a ver a continuación algunas reglas que pueden ayudarnos.

Dar vueltas en la cama sin dormirse genera ansiedad y esto provoca ansiedad, entramos en un bucle sin fin que hace que aún nos cueste más alcanzar un sueño plácido. Mantener la calma es imprescindible, debemos creer que nos vamos a dormir en un plazo corto y si no es así llevarlo lo mejor posible.

Hay que partir de la premisa que los preparativos los estamos haciendo bien, con eso quiero decir que llevamos un horario regular para irnos a la cama, cenamos ligero y al menos dos horas antes de acostarnos, no hay ruido, ni luz y hemos ido rebajando

nuestra actividad gradualmente antes de acostarnos.

Existen numerosas técnicas para facilitar que nos durmamos rápido como por ejemplo las que vamos a enumerar a continuación, todas tienen en común tener la cabeza en otra cosa.

Tendido en la cama cómodamente, tensas y relajas a continuación un grupo muscular, comienzas por los dedos de los pies y vas subiendo hasta la cara. Dedos de los pies, empeine, piernas, pelvis, abdominales, pecho, brazos, hombros,….

Otra opción interesante es hacer respiración abdominal y concentrarse contando las respiraciones con los ojos cerrados para mayor concentración. Es una forma de relajación con buenos resultados ya que dificulta pensar en los problemas.

CREA UN AMBIENTE PARA DORMIR

Prueba a oír música / grabaciones del sonido de la lluvia o las olas del mar. El elemento agua es muy usado en la cultura oriental para generar espacios de relax por medio de fuentes y cascadas. Prueba a escuchar con los ojos cerrados y visualizar el mar, el bosque lloviendo o cualquier imagen de tu gusto.

Usa la aromaterapia, unas gotitas de aceite de lavanda en la almohada creará una atmósfera agradable y propicia para dormir.

Contar ovejas es un clásico. Ya hemos comentando contar la respiración, otra opción sencillas es realizar cálculos aritméticos, como ir pensando cantidades sumando tres a la anterior. Mantienes la cabeza ocupada en una operación repetida.

Irse a la cama debe ser reconfortante, no podemos irnos pensando que tardaremos en dormirnos. Como hemos comentado la causa principal son los problemas y la gestión del estrés por eso los trucos deben ir en línea con mantener la cabeza en otra cosa y relajarnos.

Una técnica muy utilizada también es rezar una oración de forma repetitiva pero siendo conscientes de lo que se dice. No puedes estar rezando y saltar a otros pensamientos. Por ejemplo el rosario tradicional católico puede servirte.

Dormir Bien para Vivir Mejor

Como dormir rápido was last modified: by