Seleccionar página

Necesitamos de siete a ocho horas para dormir y ser eficientes el siguiente día. Pero en muchas ocasiones tenemos que tomar medidas y aprender a como relajarse para dormir, ya que el principal motivo del insomnio es el estrés físico y mental, dar soluciones a los problemas en la cama hace que tardemos en coger el sueño y que tengamos mala calidad en el mismo.

Por ese este artículo, podemos tomar medidas para relajarnos y así conseguir una mejora en el número de horas y en la calidad del descanso. Vamos a ver a continuación algunas de ellas.

La meditación guiada forma parte de las acciones clásicas para relajarse. Tumbados en la cama cómodamente, boca arriba, con los brazos estirados sin forzar, como dejándolos caer, escuchamos una voz en off que nos va indicando que debemos hacer, visualizar, sentir y en muchos casos respirar. La meditación tiene vinculaciones con la respiración abdominal y con el mindfulness.

La respiración consciente se supone que relaja, disminuye el ritmo cardíaco y la tensión. Es una respiración profunda, abdominal y que desbloquea la mente al enfocarla hacia este ejercicio respiratorio.

Para muchos es bueno que el ejercicio forme parte de la rutina para irse a la cama, ya que la mente asociará esta práctica con la preparación para el sueño.

La relajación muscular progresiva es también una medida clásica para relajar el cuerpo y distraer la mente de los problemas diarios. Encontrarás audios sobre esta técnica que te ayudarán a conocer el método para practicarlo eficazmente. Seguro que lo conoces, puedes practicarlo en cualquier postura que te resulte cómoda, con los ojos cerrados y en un ambiente tranquilo debes comenzar por los dedos de los pies, fijando tu completa atención en ellos, tensarlos (sentirlos) y relajarlos, sintiendo que los relajas. Desde los pies hasta la cabeza, debes pasar por cada grupo de músculos. Debes hacerlo conscientemente, no es ninguna carrera, con tranquilidad vas visualizando todo el proceso mientras lo practicas.

También puedes utilizar el llamado ruido blanco para relajarte. Este tipo de sonido es repetitivo y aburrido, pero tranquiliza la mente y tapa otros posibles ruidos que puedas sufrir en tu dormitorio. Imagina el sonido de la lluvia constante o las olas al romper, serian un ejemplo del sonido blanco natural, un sonido monótono, pero que tu mismo habrás comprobado que calma la mente. Puedes adquirir audios de sonido blanco y aprovecharlos para relajarte antes de dormir o utilizarlos para conciliar el sueño.

Otra forma de relajarse que ya nuestros antepasados practicaban, es rezar. Los textos de rezos suelen ser cortos y repetitivos, por lo que alivian la mente, centran el pensamiento y facilitan el descanso. Los no creyentes pueden recitar un texto confortable, un texto de una canción por ejemplo, que desprenda paz y busque el bien general.

Una forma agradable de relajarse es escuchar música. Lo ideal es contar con un equipo que pasado determinado tiempo se apague, no sea que en un momento dado la música haga el efector contrario y nos despierte. Tienen que ser melodías tranquilas, que nos gusten y que no contengan subidas de tono. Hay música especialmente creada para relajarse para dormir.

Tienes dos horas de un audio de lluvia sin truenos para tu disfrute. Felices sueños.

Dormir Bien para Vivir Mejor

¿Cómo relajarse para dormir? was last modified: by