Seleccionar página

Dormir bien es imprescindible para mantener una buena salud, dormir bien ayuda a nuestro cuerpo pero también a nuestro estado mental. Estando descansado estamos preparados para la acción, para el aprendizaje, estamos preparados para relacionarnos con los demás y con el entorno.

Con un buen sueño nos cargamos de energía, nuestro cuerpo responderá mejor a las infecciones, nuestros músculos se recuperan, todo se estabiliza. Por todo ello es tan importante dormir bien, nosotros hemos padecido noches de insomnio y por eso nos hemos propuesto realizar esta labor divulgativa para intentar mejorar la calidad del sueño de nuestros lectores, siempre recomendando acudir a especialistas de la salud para que realicen una propuesta personalizada.

Qué sucede sin dormimos poco

Si no dormimos bien podemos tener problemas de salud, por ejemplo estaremos lentos de reflejos, lo que nos puede ocasionar todo tipo de accidentes; en el trabajo, conduciendo, domésticos,…

Al dormir mal nuestra memoria se resiente, por lo que estudiar se hace más pesado y menos rentable.

Estamos más nerviosos e irritados, nuestra relación con los demás se ve perjudicada, nada decir si nuestro trabajo es de cara al público.

Nuestro rendimiento en el trabajo o en la escuela disminuye, nuestra productividad cae por los suelos.

El sistema inmunitario decae, somos más proclives a tener infecciones, refriados, etc.

Cuántas horas tengo que dormir

Sin duda cada persona tiene unas necesidades particulares en función de su edad, de su actividad y de otras muchas cosas que se desconocen.

Como regla general los adultos tenemos que dormir más de 5 y menos de 9 horas.

Las Reglas básicas para dormir bien

Para mejorar las horas del sueño al menos se deben seguir un conjunto mínimo de reglas, como por ejemplo dormir en una habitación acogedora, silenciosa y con poca o ninguna luz.

Pero no es sólo eso, lo que hagamos durante el día nos influye totalmente y sobre todo lo que hagamos en las horas previas a acostarnos.

Que el dormitorio sea un espacio para dormir exclusivamente, no para realizar otras actividades como trabajar, estudiar, ver la tele, el ordenador, etc. El entrenamiento mental es muy importante y debemos relacionar la habitación con dormir.

Evita las bebidas alcohólicas, el café, té o similares, las bebidas azucaradas sean refrescos o un batido de chocolate. Las comidas pesadas o energéticas debes pasarlas a la mañana o al mediodía que es cuando realmente necesitamos ponernos las pilas a funcionar. El tabaco tampoco es un buen compañero para conseguir una calidad del sueño, evita al menos fumar en las horas previas

No hagas deporte en las horas previas a acostarte, activas el cuerpo y pasar de cien a cero es complicado.

Evita las duchas o baños calientes, una hora o dos antes de acostarte. La bajada posterior de temperatura de tu cuerpo es mala para conciliar el sueño.

Mantén un horario regular de acostarte y levantarte, si puedes hazlo incluso los fines de semana, te dará pereza pero si tienes problemas de sueño notarás mejoría.

Dormir Bien para Vivir Mejor

Dormir Bien para Vivir Mejor was last modified: by